Itinerario de una semana de navegación en el norte de Cerdeña

Itinerario de una semana de navegación en el norte de Cerdeña


   Por François LILLET 

Director de ventas de Filovent. Procedente de Arcachón y apasionado del mar, me uní a Filovent en 2015 y navego regularmente en monocascos, realizando una media de 3 cruceros al año.


Este es el resumen del viaje en velero que hicimos entre el 15 de mayo y el 22 de mayo de 2021 por el norte de Cerdeña, con un grupo de 9 amigos en el GACRUX, un Oceanis 51.1 alquilado en Filovent. Este viaje, originalmente previsto para 2020 pero pospuesto debido al confinamiento, nos dejó a todos recuerdos inolvidables. El itinerario que voy a compartir con vosotros comenzó en el puerto deportivo de Cala dei Sardi en Portisco, pero las paradas que allí se detallan también se aplican sin problema a una salida desde una base cercana, como el puerto deportivo de Olbia, Cannigione, o Palau, a los que se puede llegar en menos de 40 minutos en lanzadera desde el aeropuerto de Olbia - Costa Smeralda.

Mapa del itinerario Cerdeña
Mapa del itinerario de nuestro crucero de mayo por el norte de Cerdeña (mapa clicable)


No hay travesías largas en esta ruta. La navegación consiste en trayectos cortos o en tramos más amplios a lo largo de la costa. En total, cubrimos unas 127 millas (235 km), con una media de 18 millas por día, es decir, de 3 a 4 horas de navegación al día. Dependiendo de tus gustos, es posible hacerla más corta (por ejemplo, si sólo quieres explorar el archipiélago de Maddalena) o más larga (si quieres volver a Córcega y pasar allí parte de la semana).

En cuanto al tiempo, el sol brilló todos los días, y entre el domingo y el miércoles tuvimos bastante viento (fuerza 5 y más, es decir, más de 40 km/h) y luego se calmó para volverse paradisíaco. No hay que lamentar la lluvia, además se sabe que Cerdeña es aún más seca que Córcega. En general, se supone que el viento es más bien del oeste/noroeste, salvo algunos episodios de Sirocco (viento del sur del Sahara) en verano. También hay que tener en cuenta que el viento se acelera de forma natural por el efecto Venturi en las Bouches de Bonifacio, es decir, entre Córcega y Cerdeña, lo que puede dificultar la navegación y, sobre todo, el fondeo en las islas de la Maddalena y los Lavezzi.

marina cala dei sardi
Nuestro puerto de salida: Marina Cala dei Sardi. (Foto François Lillet)


Si no tienes tiempo para leer los detalles del itinerario, aquí están los principales puntos de interés que considero:

  • El pequeño archipiélago de La Maddalena, que es una reserva natural de gran belleza (principalmente la isla de Caprera y el Passo Cecca di Morto entre las 3 islas de Budelli, Razzoli y Santa María, en el extremo norte del archipiélago)
  • La impresionante isla de Tavolara, una auténtica curiosidad geológica. Es un bloque de piedra caliza de 5 km por 1 km, rodeado de bosques y con una hermosa playa salvaje al oeste. Alcanza una altura de 565 metros, lo que la hace visible desde una gran distancia.
  • Las numerosas calas al sur de Olbia, frente a Tavolara, con sus aguas cristalinas y su arena tan fina como en el Atlántico (especialmente la magnífica Cala Brandinchi). Toda esta zona es menos frecuentada en verano que la Maddalena o la Costa Esmeralda (Porto Cervo, Porto Rotondo, etc...). No obstante, merece la pena visitarla y ofrece buenos fondeaderos protegidos para quienes quieran evitar los puertos caros.
  • Las islas Lavezzi, en las ensenadas de Bonifacio, entre Córcega y Cerdeña: un microarchipiélago de granito de excepcional belleza, salvaje, con maravillosas aguas turquesas. De hecho, no es necesario tomar un barco en Córcega para anclar en medio de este tesoro. Es perfectamente accesible desde Cerdeña.


Día 1: Portisco → Tavolara (14 millas, 2 a 3 horas de navegación según el puerto de salida)

Después de hacer el inventario y familiarizarnos con el barco con el responsable de la base, zarpamos y dejamos Cala dei Sardi a última hora de la tarde. Una vez que salimos del Golfo de Portisco, navegamos pasando por Capo Figari, con sus altos acantilados, y ponemos rumbo a la monumental isla de Tavolara. Este enorme macizo calcáreo, de 565 metros de altura, se alza en medio del mar a 1 milla de la costa. Se prolonga con una pequeña lengua de arena al oeste (en la parte sarda), la Spiaggia Spalmatore, que ofrece un suntuoso fondeadero protegido por un viento moderado del oeste. Anclamos allí a 5 metros con fondo de arena, y pasamos la noche en este majestuoso entorno. ¡La fuga ha comenzado oficialmente!

Vista aérea de la isla de Tavolara
Vista aérea de la isla de Tavolara. (Foto de archivo de Adobe)

randonnée sur l'île de Tavolara
Nuestra caminata en la isla de Tavolara(Foto Antoine B.)


Día 2: Tavolara → Cala Brandinchi → Poltu Ottiolu (9 millas, 2 horas; luego 7 millas, 1h30)

El desayuno lo tomamos bajo la mirada del imponente Tavolara, antes de una pequeña expedición por tierra. Atracamos en una playa muy bonita en la que hay un bonito bar/restaurante, y después comenzamos el ascenso por una ruta de senderismo. El comienzo es bastante fácil, pero después la caminata se hace más dura. Después de una hora, regresamos antes de la parte de la vía ferrata que requiere un guía para llegar a la cima de la isla. ¡Pero desde donde estábamos, la vista ya es impresionante sobre Cerdeña y nuestro pequeño barco frente a la playa 300 metros más abajo!

Una vez de vuelta a bordo, zarpamos hacia el suroeste, en dirección a la hermosa Cala Brandinchi, bien conocida por los lugareños. El agua es de un color turquesa excepcional y, sobre todo, nunca he pisado una arena tan fina en el Mediterráneo. Realmente se siente como el Atlántico. De hecho, la playa recibe el apodo de “Pequeña Tahiti”. La vista de Tavolara en la distancia hace que la imagen sea única. Nos bañamos allí a media tarde, antes de dirigirnos al sur para pasar la noche en Poltu Ottiolu, un encantador pueblo construido alrededor de un puerto muy bonito, bien resguardado, junto a una pequeña playa. Cenamos en un restaurante muy agradable, el Caffé Nautilus, en el muelle. La comida no me impresionó especialmente, pero el entorno es innegablemente espléndido.

cala brandinchi
Cala Brandinchi, su playa apodada "Pequeña Tahití" y Tavolara al fondo. (Foto de Adobe Stock)

expedición a la playa little tahiti
De vuelta en el bote auxiliar a nuestro Oceanis 51.1 después de una corta expedición en la playa (foto Joshua R.)


Día 3: Poltu Ottiolu → Cala di Volpe → Caprera (Cala Caprese) (25 millas, 5 horas; luego 12 millas, 2 horas).

¡El día deportivo del crucero! 4 de nosotros nos levantamos a la vez que el Sol para empezar a navegar. La idea era navegar hacia el norte durante unas 7 horas para llegar al archipiélago de la Maddalena y fondear en Caprera, la isla más oriental de la reserva natural. En el camino, al pasar cerca de Tavolara, nos golpeó un williwaw, una deslumbrante corriente de aire frío que bajó de la montaña hacia el mar, haciendo que el viento aumentara dde 20 a 50 nudos durante unos segundos. Este fenómeno increíblemente violento, común en los fiordos y en Tierra del Fuego, trae ráfagas de viento de 100 km/h o más durante unos segundos, que pueden destrozar un barco con demasiada vela. Afortunadamente, pudimos anticiparnos y hacer frente al viento, advertidos por las nubes de espuma que arrastraba mientras se acercaba a nosotros a toda velocidad. Sin duda, ¡la gran descarga de adrenalina del crucero!

Después, el viento aumentó gradualmente y resultó ser más violento de lo esperado (unos 35 nudos hacia el mediodía, frente a los 20 nudos anunciados), lo que nos obligó a cambiar de plan y a poner el motor para refugiarnos en la bonita Cala di Volpe, a unos kilómetros al norte de Portisco, donde llevamos el barco 2 días antes. Pasamos la tarde allí, anclados en 3 metros de profundidad, en un agua sorprendentemente translúcida. Unas violentas rachas de viento azotan el barco, pero el ancla se mantiene muy bien. Luego, al final del día, con un viento más razonable (fuerza 5), zarpamos de nuevo hacia Caprera, donde llegamos de noche, iluminados por una suntuosa luz de luna. Echamos el ancla en 6 metros de profundidad en Cala Caprese, una gran cala bien resguardada de los vientos del oeste (uno de los pocos fondeaderos del Parque de la Maddalena en los que está permitido fondear), y pasamos una tarde de juegos de mesa bajo un magnífico cielo estrellado.

playa de poltu ottiolu
Amanecer en la playa de Polto Ottiolu para navegar de madrugada. (Foto François Lillet)

lla tripulación en navegación
Nuestra tripulación de camino a Cala di Volpe. (Foto Antoine B.)

Día 4: Isla Caprera → Isla Maddalena (Cala Spalmatore) (6 millas, 1 hora)

Como llegamos de noche, ¡descubrimos de madrugada el paisaje en el que habíamos fondeado! Estábamos en la gran bahía de Cala Caprese, situada al sureste de la isla de Caprera. El agua es muy turquesa (¡nos estamos acostumbrando!) y en el fondo de la bahía hay una fina franja de arena, que mira tanto al Norte como al Sur, de cara a la "tierra firme", si tenemos en cuenta que Cerdeña es tierra firme en comparación con el archipiélago.

Como la previsión meteorológica preveía un fuerte viento hasta el final del día y estábamos bien protegidos por un pequeño acantilado, decidimos pasar el día aquí. Dos amigos optaron por descansar a bordo, y el resto bajamos a tierra en el bote para una improvisada caminata. Recorremos Caprera, que es una isla muy bonita y salvaje, casi deshabitada y conservada. Nos encontramos con muchos jabalíes, incluido un ganso con su cría, del que nos mantenemos alejados, así como con algunas cabras montesas y muchas aves silvestres. Una de las pocas viviendas es la casa de Giuseppe Garibaldi, el héroe de la unificación italiana en el siglo XIX, que vivió en Caprera como ermitaño durante casi 20 años, cuando no participaba en conflictos militares. Se tarda unas 2 horas en recorrer la isla. A continuación, cruzamos el puente hacia la isla de La Maddalena, a unos cientos de metros al oeste de Caprera. Esta isla, la principal del archipiélago del mismo nombre, es la única que está habitada, con una pequeña zona industrial y un centro histórico muy bonito con un puerto.

Tomamos una copa allí antes de volver al barco de alquiler en cerdeña. Después de la cena, zarpamos hacia Cala Spalmatore, en el lado noreste de la isla Maddalena. Tras una hora de navegación alrededor de Caprera hacia el norte, y hacia la isla de Maddalena, atracamos en una boya al anochecer.

expedición en el bote auxiliar hacia Caprera
Salida en lancha para una excursión improvisada en la isla de Caprera. (Foto Thierry F.)

Vista de nuestro barco desde las alturas de la isla de Caprera
Vista de nuestro barco desde las alturas de la isla de Caprera. (Foto Guillaume C.)


Día 5: Isla de la Maddalena (Cala Spalmatore) → Passo Cecca di Morto → Santa Teresa di Gallura (5 millas, 1 hora; luego 10 millas 2 horas).

Nos levantamos a media mañana y zarpamos para rodear Maddalena por el norte y hacer un eslalon entre ella y los pequeños arrecifes al sur de las tres islas (Budelli, Razzoli y Santa María). Digo "las tres islas", porque casi se tocan entre sí. En su intersección, hay un anclaje sublime, el Passo Cecca di Morto.

Hicimos algunos bordos divertidas con un viento del NW de fuerza 5 (unos 35km/h). Hacia el mediodía anclamos ligeramente al sur del Passo Cecca di Morto, para conseguir un refugio adecuado para el almuerzo. Uno de nosotros da de comer a una gaviota, lo que en pocos minutos atrae a una quincena de ellas al fondo de la cubierta. Sus gritos maullantes acompañan entonces el resto de esta comida un tanto hitchcockiana. Hay que decir que somos el único barco en la zona.

A continuación, salimos de nuevo a media tarde, hacia el puerto de Santa Teresa di Gallura, la ciudad más septentrional de Cerdeña, que se encuentra frente a Bonifacio. En el camino, el viento se fortaleció bastante (una buena fuerza 6, unos 45 km/h) y navegamos contra un oleaje bastante fuerte. En efecto, en las "Bouches de Bonifacio", es decir, entre Córcega y Cerdeña, 1) el viento del oeste se acelera por el efecto Venturi, añadiendo fácilmente una decena de nudos con respecto al viento de Córcega y Cerdeña, y 2) estamos expuestos al oleaje del mar abierto que no es detenido por la costa.

Hacia las 19:00 horas, llegamos al bonito puerto deportivo de Santa Teresa, al final de un puerto natural muy protegido. El entorno es encantador y colorido. Por la noche, cenamos en las alturas del centro de la ciudad, en el “Ristorante Da Thomas” (muy buena marisquería, por entre 25 y 50 euros por cabeza).

Pausa para el almuerzo archipielago Maddalena
Pausa para el almuerzo al sur del Passo Cecca di Morto. (Foto Antoine B.)

llegada al puerto de Santa Teresa di Gallura
Nuestra Santa Teresa di Gallura. (Foto Pierre L.)


Día 6: Santa Teresa di Gallura → Lavezzi → Passo Cecca di Morto (7 millas, 1h30; luego 5 millas, 1 hora).

¡De vez en cuando, una buena noche en el puerto nos hace bien! Dormimos bien, nos lavamos en duchas de verdad y desayunamos en tierra. 3 de nosotros nos encargamos de hacer algunas compras y luego salimos del puerto. La noche nos costó 48 euros, que no es mucho para un barco de 51 pies, aunque estamos en temporada baja.

Zarpamos hacia una tierra francesa: los Lavezzi, más concretamente hacia Lavezzu, la isla principal de este magnífico archipiélago, situada a unas 5 millas al sur de Bonifacio. Como el viento es ligero y el mar está en calma, a diferencia del día anterior, es el día perfecto para fondear allí. Y con razón: la llegada es casi irreal. Al fondear en 6 metros de agua, en la Cala di Giunco, en el lado sur, anclamos LITERALMENTE en una piscina, ya que el agua es azul turquesa y translúcida. Los peces, los sares, que están a salvo allí ya que la zona está protegida, vienen y se agolpan detrás de nuestra bañera, con la esperanza de que les demos algo de comer. Inmediatamente nos damos un chapuzón y nos metemos a nadar entre ellos (¡no son realmente tímidos!).

Después de un buen risotto de nuestra nonna Antonio (apodo dado a nuestro cocinero), tomamos el bote para desembarcar y dar la vuelta a la isla. Por supuesto, nos detenemos en el cementerio de los náufragos del Semillante,, la fragata de 54 metros que en el invierno de 1855, sorprendida por una tormenta, chocó a toda velocidad contra un arrecife no muy lejos de allí. Trágicamente, los 773 tripulantes perdieron la vida y ahora descansan en el paraíso que es Lavezzu. Unos pocos turistas deambulan por la isla, pero después de las 18:00 (el último barco de vuelta a Bonifacio, supongo), no queda nadie en la isla, y estamos realmente solos con los dos o tres barcos que fondean en Cala Lazarina, junto a nuestra cala. Al caer la luz del día, el esmeralda del agua se oscurece poco a poco, el cielo adquiere colores dorados, mientras los bloques de granito se alzan orgullosos, inmóviles y eternos. Tras disfrutar de este espectáculo único durante el aperitivo, nos dirigimos hacia el suroeste, hacia las tres islas de Budelli, Razzoli y Santa María, antes de fondear una hora más tarde en el Passo Cecca di Morto, en unos 3 metros de agua.

archipiélago de Lavezzi
Lavezzu: la isla principal del archipiélago de Lavezzi. (Foto Adobe Stock)

banco de peces
Esto no es una piscina, sino la falda trasera de nuestro velero. (Foto François Lillet)

snorkel en aguas turquesas
Haciendo snorkel en las aguas turquesas de Cala di Giunco. (Foto Jérémie V.)

puesta de sol del crucero en Passo Cecca di Morto
Última puesta de sol del crucero en Passo Cecca di Morto. (Foto Antoine B.)


Día 7: Passo Cecca di Morto → Portisco (24 millas, 5 horas)

Un día de vuelta, se podría decir... Nos despertamos un poco antes de las 8 de la mañana en medio del sublime Passo Cecca di Morto, del que no tuvimos tiempo de disfrutar durante nuestra primera escala a causa del viento. Después de nuestro último desayuno en el fondeadero, zarpamos hacia Portisco. El camino es bastante largo y el viento es cada vez más débil, así que terminaremos con el motor. Luego pasamos por Maddalena, Caprera, Capo Ferro, Porto Cervo, Capo Capaccio, antes de fondear frente a Porto Rotondo, cerca de Portisco, para un almuerzo tardío. Finalmente, es hora de repostar y amarrar el barco en Cala dei Sardi, la base de nuestro propietario. Para la cena, nos dirigimos a un último restaurante de Portisco para repasar los mejores momentos del crucero y sobre todo... ¡para empezar a hablar del siguiente!

Algunos momentos destacables del crucero...

gaviotas maddalena
Las gaviotas se reúnen en la parte trasera de nuestro velero en Passo Cecca di Morto, entre las tres islas. (Foto Mickaël C.)

capitán observando la vela mayor
Nuestro capitán comprobando que la vela mayor está bien ajustada. (Foto Mickaël C.)

velero lavezzu
Vista desde Lavezzu de nuestro Oceanis 51.1 (foto Mickaël C.)
¿Necesitas consejo?
Pol, experto en cruceros
¿Necesitas consejo?
Me gustaría recibir correos electrónicos de Filovent y crear mi cuenta de cliente


Alquiler de barcos : ¿Cuál es tu estilo de barco?